Inicio 6-8 años Lavarse las manos

Lavarse las manos

by escoles_admin

¿Has pensado alguna vez cuántos microbios puede haber en tus manos? Pues hay millones. La mayoría son inofensivos, pero los hay que pueden causar enfermedades como los constipados, la gripe, la diarrea o ahora el coronavirus COVID-19.

 

¿Por qué debes lavarte las manos?

Nos tenemos que lavar las manos por nuestra salud. Para estar sanos y buenos. Si no nos las lavamos, podemos ir guardando porquería en las manos que puede hacer que nos pongamos enfermos nosotros y las personas con las que estamos. Todas las cosas que tocamos pueden estar sucias y traspasarnos bacterias o gérmenes. Imagínate, por ejemplo:

  • El picaporte de una puerta
  • La barandilla de una escalera
  • La barandilla del autocar
  • Tocarte la nariz o quitarte un moco

 

¿Cuándo debes lavarte las manos?

Las manos te las tienes que lavar muchas veces al día, aunque no te lo parezca. Seguro que muchas más de las que te las lavas. Ya hemos dicho que en las manos siempre puede haber bacterias peligrosas para nuestra salud. A veces puedes creer que tus manos no están sucias, si no están negras, llenas de barro o con rayajos de bolígrafo o de pinturas.

Pero aunque te parezca que están limpias porque no las ves muy sucias, las bacterias y los gérmenes son MINÚSCULOS y no los podemos ver a simple vista. Pueden estar en todas partes… Hay veces que es imprescindible lavárselas:

Antes de comer: desayunar, comer, merendar o cenar.

 

Después de hacer pis o caca.

Cuando has jugado a la pelota, o cuando has estado tocando flores, hierba, juguetes, tierra, cosas en el patio…

Después de tocar un animal.

Antes de escribir, hacer deberes o jugar con el ordenador.

Antes de prepararte un bocadillo.

Es muy importante, si has visto a algún amigo que está constipado, por ejemplo, y le has dado la mano o le has dejado algún juguete, que te laves las manos después.

 

¿Cómo lavarte las manos?

Las manos hay que lavárselas con agua templada, si es posible.

Tienes que lavarte las manos, pasándolas por debajo del grifo (o el chorro de agua de una fuente), antes de usar el jabón.

Tienes que restregarte las manos con jabón por todas partes; entre los dedos, las muñecas, las palmas…

Cuando te enjabones las manos, no tengas el grifo abierto. (Recuerda que no hay mucha agua, y hay que ahorrar la que se pueda).

Lo mejor sería poder cerrar el grifo con un pañuelo de papel, pero si no tienes uno a mano, cierra el grifo sin tocarlo demasiado, puede estar sucio… y volverías a ensuciarte las manos.

Tienes que secarte las manos con un pañuelo de papel, una toallita limpia o un aparato de aire caliente.

 

M. Pilar Gascón. Farmacéutica

Relacionados

Aquesta web utilitza cookies per obtenir dades estadístiques de la navegació dels seus usuaris. Si continues navegant considerem que acceptes el seu ús. Acceptar Llegir més